martes, 15 de febrero de 2011

Ámame

Ámame, más allá de todo, sólo ámame.
Quédate a mi lado, siénteme. Mi corazón está contigo.
Ya no respiro, ya no vivo, ya no tengo nada si no te tengo.
Quédate conmigo porque tu amor es mi fuerza.
Necesito sentir tus brazos rodeando mi cuerpo.
Necesito sentir tu respiración sobre mi cuello.
Necesito sentir tus labios en mi piel.
Tu amor es mi fuerte y mi debilidad.
No soportaría perderte.
No soportaría verte lejos de mí.
Amo todo de ti.
Desde siempre y para siempre.
Nada más quiero amarte.
Nada más quiero cuidarte.
Quiero entenderte.
Quiero que me entiendas.
Ámame como soy.
Sólo ámame.

Magia

Mágico es trabajar con el invisible.
Mágico hoy, es tener respeto humano.
Es recibir el Mensaje del Cosmos, es usar el color y el cristal para curar y ver el destino en los astros.Es saber cuidar del cuerpo, de la mente y del espíritu.Es montar un ritual para la vida, conocer el oculto, armonizarse con los ángeles y con los elementales.
Es ser gente de las estrellas amando la Tierra.
Es amar a todos y ser amado por todos.

Eso es la magia del ser.
Y todos pueden ser magos, pero nunca será mago el desequilibrado y ni el que cultiva el desamor.
No es mago el empresario que tiene esclavos en vez de colaboradores.
No es mago el gobernante corrupto, ni el racista, ni el que destruye la naturaleza, ni el reportero que da palpite sobre lo que no conoce, ni el médico que busca la riqueza por la medicina.

Mago es el científico y el investigador de mente abierta, que no tiene miedo de OSAR.Mago es el pacífico y el que es justo.
Mágico es curar con los cristales, con los colores, con las plantas, con las flores o sólo con las manos.
Es trabajar con terapias alternativas.
Es tener un contacto con el Cosmos, mantener ese contacto y saber hacer a otros entren en contacto. Mago es el investigador que persigue la cura de la enfermedad.
Mago es lo que consigue ver su propia realidad antes de buscar descubrir los secretos de la realidad de las estrellas.

Mágico es vivir por la eternidad, pero conseguir recibir aquí mismo los tesoros que los demás no comen. Mágico es encontrar el alma gemela y vivir el amor eterno.
Magia es profetizar el apocalipsis como la revelación de cada uno.
Es el coraje de ser pionero, soñar y trabajar por la utopía de Nueva Era.
Mágico es descubrir, comprender y aceptar que Dios es un hombre, una mujer y su hijo.
Magia es la iniciación.
Es dejar de ser aliniado y descubrir que bien y mal no existen.
Es tener coraje de mirarse en el espejo.
Mágico es el dinero honesto.
Es acordarse de comprar dos panes en vez de uno.
Mágico es proteger al niño.
Es no tener miedo de quebrar las esposas y ser LIBRE.
Es el saber.
Es la luz del conocimiento.
Es el buen libro, la música y el incienso.
Mágicas son los artes.

Mágico es ayudar.
Ser mago no es sólo saber hacer de vez en cuando un ritual mágico.
Es hacer del día-a-día un ritual de amor!

Ser mago es destruir los castillos de arena del equívoco y de la fantasía y ser el arquitecto de la base sólida de la casa humilde de la verdad.
Ser mago no es juzgar. Los dogmas no son mágicos, querer que las personas hagan fe ciega no es magia.

Ser mago es mostrar el camino de la certeza y la verdad de cada uno.
Mágica sería la religión sin reglas, sin promesas y sin amenazas.
Mago es lo que tiene poder para y no poder sobre.
Magia negra es pensar destructivamente y no tener respeto por todo y por todos.
Magia grande es descubrir que el poder mayor está en el sentimiento humano.

Esa es la magia de ser!

lunes, 7 de febrero de 2011

Freedom!


Siempre se llega a alguna parte si se camina lo bastante. (Alicia en el país de las maravillas)


El silencio es el grito más fuerte. (La vida es bella)


Sólo tú puedes decidir qué hacer con el tiempo que se te ha dado. (El Señor de los Anillos: Las Dos Torres)



A veces encontramos nuestro destino en el camino que tomamos para evitarlo. (Kung Fu Panda)

martes, 1 de febrero de 2011

I have a dream

Tengo un sueño,
un solo sueño,
seguir soñando.


Soñar con la libertad
soñar con la justicia
soñar con la igualdad
y ojalá ya no tuviera
necesidad de soñarlas.


Soñar a mis hijos
grandes sanos felices
volando con sus alas
sin olvidar nunca el nido.


Soñar con el amor
con amar y ser amado
dando todo sin medirlo
recibiendo todo sin pedirlo.


Soñar con la paz
en el mundo
en mi país
en mi mismo,
y quién sabe
cuál es más difícil
de alcanzar.


Soñar que mis cabellos
que ralean y se blanquean
no impiden que mi mente
y mi corazón
sigan jóvenes
y se animen
a la aventura,
sigan niños
y conserven la capacidad
de jugar.


Soñar
que tendré la fuerza,
la voluntad
y el coraje
para ayudar
a concretar mis sueños
en lugar de pedir por milagros
que no merecería.


Soñar
que cuando llegue al final
podré decir
que viví soñando
y que mi vida
fue un sueño soñado
en una larga
y plácida noche
de la eternidad.

lunes, 31 de enero de 2011

Anemia

Siento como si el tiempo y la vida me pusiera a prueba todo el tiempo. Como midiendo que tan lejos puedo llegar, cuanto puedo soportar, que tan fuerte soy. Y me pegó por el lado de la salud.
El año pasado cuando volví de Bariloche (enero 2010), tuve un problema con la menstruación. Durante dos días seguidos, cada una hora, me bajaban coágulos asquerosos y enormes de sangre. Yo no sé lo que será abortar un bebé, pero lo sentía como algo parecido. Me hicieron hacer una ecografía y me sacaron sangre, a ver que tenía. La ecografía salió normal. Nunca estuve embarazada ni nada (si lo hubiera estado, hubiera sido del Espíritu Santo, porque por esa época no había estado con mi novio todavía), pero tampoco descubrieron por qué me había pasado eso. En el análisis de sangre salió que estaba anémica. En ese momento no le di mucha bola. No me pareció importante.
La cosa es que cuando estallé en crisis en julio del 2010, creo que fue como consecuencia de no estar bien físicamente. Dormía demasiado y cuando estaba despierta me cansaba enseguida. En danza me faltaba el aire. Me mareaba seguido. Me dolía la cabeza. Y como todas estas cosas se me daban aisladamente y no eran tan terribles al principio como para preocuparme, no les llevé el apunte. Hasta que dos meses después ya era insoportable, y fui al médico. Me hizo hacer un análisis de sangre, de orina y un esquema de esfuerzo (me hicieron correr en una bici hasta que me cansé). La orina salió bien, pero la sangre no. Todos mis niveles en sangre estaban bajos. La hemoglobina estaba en 10.10 (Normal: 11.5 - 15). Hematocrito: 32 (Normal: 36 - 47). Y lo peor: Ferremia (hierro): 21 (Normal: 37 - 145). Tenía el hierro abajo, como las embarazadas. Y eso se debía a pérdidas de sangre. La verdad era que mi menstruación no era muy normal: me duraba 7 días, sangrado intenso constante, y me venía cuando se le cantaba la gana venir. Pero yo pensaba que era porque como recién me iniciaba sexualmente, las hormonas estarían alteradas. Pero no era así.
Me dieron una pastilla para subir el nivel del hierro (que todavía sigo tomando y tengo que tomar por dos meses más), y me mandaron al ginecólogo. El doctor me dio unos anticonceptivos para evitar que la menstruación me bajara por 2 meses (tenía que tomar sólo las blancas, así evitaba que me bajara). Las pastillas se llaman "Divina", pero la verdad que de divinas no tienen nada. Hace dos semanas me fui al campo con mi novio y su familia. Yo tomé mi pastilla anticonceptiva como todos los días, a las 23.30 de la noche, y me fui a dormir. Pero la verdad es que no pegué un ojo en toda la noche porque me dolían tremendamente los ovarios (los O, como empecé a decirles después, porque me daba tanta bronca que me dolieran que no los quería ni nombrar). Nunca, desde que empecé a menstruar me dolieron los ovarios. Y mucho menos de esa forma. Como a las 8 de la mañana, cuando el dolor se había hecho muy intenso y era inaguantable, desperté a mi novio. Como él no sabía que hacer (sugirió que compremos un Ibu Evanol o algún calmante, pero yo no quería saber nada de pastillas), llamó a su mamá. Ahí no más, nos cambiamos y nos fuimos al hospital que estaba más cerca (el Sayago, en Carlos Paz, Córdoba). La cosa es que el nivel de dolor de mis ovarios había aumentado el triple cuando llegué al hospital. Me partía en dos del dolor. Realmente sentía que iba a expulsar a un bebé inexistente en cualquier momento. Sentía como el dolor pujaba y hacía fuerza contra mi abdomen. Ya no aguantaba más. Lloraba como nunca lloré en mi vida. Lloraba por el dolor, por la impotencia de no poder hacer nada, por el miedo de que tuviera algo malo, por desconsuelo... Lloraba y lloraba. Ya cuando me llevaron a una camilla para inyectarme un calmante (vía intravenosa), el dolor me hacía gritar y llorar al mismo tiempo. "¡No aguanto más! ¡Quiero irme a casa!" Recuerdo que eran las cosas que decía. Ya no reconocía caras, no reconocía voces, sólo sentía mis lágrimas en la cara y el dolor punzante que me estaba matando. Realmente creí que me iba a morir del dolor, porque ya no daba más. La respiración se me entrecortaba, y tanto era el dolor del abdomen, que no sentí en ningún momento cuando me pincharon para ponerme el calmante. Estaba despierta llorando, pero mi mente se había nublado y no respondía. De repente vomité, y lloré más todavía. Conocí lo que son las contracciones. Pero por lo menos cuando una está embarazada sabe que después de todo el dolor va a tener una recompensa, ¿pero yo? No iba a tener nada después de todo el dolor. Juro que fue el dolor más intenso que sufrí en toda mi vida. ¡Y todo había empezado con una fucking anemia! Después volví a Córdoba (en el viaje el calmante hizo efecto). Y exploté. Aunque no debía menstruar, Andrés vino lo mismo. Mi endometrio pasó de tener 29 mm a tener 6.3 mm. Ya no daba más. Lo cierto es que, más allá de todo el trastorno que tuve que pasar, los valores en sangre subieron un poquito. Por ese lado, valió la pena.

La anemia es una enfermedad que se debe a la alteración en la composición sanguínea. La más común es la anemia por falta de hierro. El cuerpo necesita el hierro para fabricar hemoglobina. Si no hay suficiente hierro disponible, la producción de hemoglobina es limitada, lo cual afecta la producción de las células rojas de la sangre. Éstas células son necesarias para llevar oxígeno a la sangre. Si no lo hacen, afectan al funcionamiento del cuerpo. Algunas de las señales de que tenemos anemia son:
* cansancio y debilidad (es un agotamiento físico realmente desgastante y aplastante)
* piel y membranas mucosas pálidas (ahora tengo más color en la piel y menos ojeras!)
* rápidos latidos del corazón y soplo cardiáco
* irritabilidad (y muchos cambios de ánimo)
* inapetencia (ahora como más y engordé dos kilos, así estoy mejor)
* vértigos y mareos (los mareos son lo más común y pasan inesperadamente)
* deseo insaciable de ingerir sustancias no comestibles (no ingerí cosas no comestibles, pero me había agarrado una manía de morder almohadas, sábanas, y todo aquello que mis dientes aguantaran; y ahora ya no lo hago)
Si usted posee alguno de estos síntomas, no se deje estar como lo hice yo! Llega un momento en que el cuerpo ya no responde como antes, y explota. Lo más probable es que el médico le mande hacer un análisis de sangre y fecal (la principal causa de la anemia férrica se debe a la pérdida de sangre en heces, así como también por la menstruación), y de acuerdo a sus resultados él decidirá. Si tiene anemia le dará unas pastillas que contienen hierro para que tome durante un mes, tras el cual se deberá realizar otro análisis de sangre para comprobar que el nivel de hemoglobina haya subido. Si es así, deberá tomar esas pastillas por otros 3 o 4 meses más.
Además, debería ingerir alimentos adecuados para ayudar un poco, como ser:
* Legumbres (lentejas, frijoles, garbanzos, soja, etc)
* Hígado (de pollo, de ternera, de cerdo, de pavo, etc)
* Carne roja (ternera, pavo, cerdo)
* Frutos secos (almendras, nueces, pasas, avellanas, pipas de girasol, etc)
* Cereales (avena, arroz, trigo, cebada, etc)
* Chocolate
* Aceitunas
* Frutos deshidratados (ciruelas, pasas, dátiles, etc)
* Mariscos (almejas, mejillones, calamares, ostras, caracoles, etc)
Y lo más importante: NO SE DEJE ESTAR!

All you need is love

¡Al fin terminó el 2010! ¡Bienvenido 2011! Y según las predicciones mayas, me queda un año de vida. Supuestamente, el mundo se está preparando para un gran cambio. Aparte del cambio climático, se espera un cambio en la conciencia del ser humano, para que éste logre integrarse a todo lo existente y se sincronice con la naturaleza, haciéndola propia, usándola, pero no abusándola. Creo que vamos en camino de todo lo contrario, ¿no?
Como sea, por suerte terminó el 2010. Fue el peor año de todos para mí. ¡Nunca tuve un año con tantos altibajos! Al 2010 lo empecé UP UP! A full con los cuadernillos de Diseño Industrial, los dibujos y las carpetas que tenía que presentar, las maquetas, etc, etc. Y no paré hasta junio, cuando de repente EXPLOTÉ! Me sentía sobrecargada, sumamente cansada y ya no tenía ganas de hacer nada de nada. La facultad no me estimulaba para nada. Los trabajos eran cansantes, las maquetas eran interminables, los cuadernillos una pavada (eran extremadamente cortos), los profesores (por lo menos los que me tocaron a mi) tenían menos ganas de enseñar que yo de aprender... y así todo. Yo estaba mal, y el mundo, para mi, también lo estaba. Estaba desganada. Aburrida. Agobiada. No sé como describirlo. Era una sensación de vacío tremendamente horrrible. El 18 de octubre del año pasado escribí en el blog un poco de como me sentía. Y leyéndolo ahora, me doy cuenta de lo mucho que he mejorado. Ya no me siento tan perdida como antes. Sé lo que espero de la vida, sé lo que quiero ser, sé como quiero vivir. Ya me siento optimista respecto a lo que vendrá. Ya me siento más segura, y con más fuerza y voluntad. Ya no me duelen las cosas que ayer me dolían. Las heridas de a poco se cierran. Ya no me siento sola. Tengo a mi lado a las personas que pueden realmente ayudarme a salir adelante. Creo que ya veo el sol entre las nubes. Siempre estuvo ahí, esperando.
¿En qué se puede creer cuando ya no queda nada? Estoy distanciada de mis amigas, de todas las que tenía en el secundario, sólo me queda una. Y aunque a veces nos peleamos, discutimos, y pasan días sin vernos, sabemos que contamos con la otra en todo momento. Me habré quedado con una, pero es la mejor de todas. ¿Qué pasó con las otras? Para que exista una amistad tiene que existir un pensamiento en común, intereses en común... y yo ya no los tenía con ellas. Ellas piensan en la joda, en salir a bailar, en juntarse a joder, y no está mal porque somos chicas todavía. Pero yo pienso en mi futuro. Planeo con mi novio el irnos a vivir juntos, el casarnos y tener hijos, el tener nuestra casa y nuestro auto, nuestros trabajos. Ya no me interesa la joda, por así decirlo. Es raro ver que alguien de mi edad (18) piense en estas cosas. Ahora nadie piensa en nada de esto. Pero es con lo que yo sueño, y por ende en lo que yo creo. Creo en el amor que tengo a mi lado. Confío. Si uno no sabe en que creer porque no ve luz en ningún lado, aseguro que el amor es lo mejor. Nos ilumina en todo sentido. Por lo menos lo fue y lo es para mí. Y lo seguirá siendo.
Espero que este 2011 recompense los malos momentos del año anterior. El primer mes lo pasé genial, a excepción de algunas cositas... pero ya estoy mejor. Pero estoy dispuesta a mejorar, y a ser más fuerte que nunca. Tengo ganas de encontrar un trabajo para hacerme un poco independiente de mis papás. Quiero empezar YA la facultad. Este año empiezo Diseño Gráfico y Publicitario en la Escuela Superior de Artes Aplicadas Lino E. Spilimbergo. Ya empecé a leer los cuadernillos hace rato, y el 15 de febrero ya empiezo a ir. Creo que esta carrera va a ser mejor que la anterior. Me siento más segura que antes. Y mucho más emocionada. No veo las horas de empezar.
Este 2011 promete mucho. ¿Será que cumplirá? Depende de mí. Depende de lo mucho que me mueva, de las ganas que le ponga. El sol ya salió, ahora me falta el arco iris.